Diccionario imprescindible de Inbound Marketing (DIIM) – IV

Estamos de vuelta con una nueva entrada de nuestro Diccionario Imprescindible de Inbound Marketing (DIIM). ¡Y sí! Poquito a poco parece que vamos montando un señor Diccionario.

Si te perdiste las anteriores entradas, navega por el blog y encontrarás términos tan rollo Inbound como buyer-persona, branding o Call to Action. ¿Lo mejor? Que están explicados para todos los públicos y con consejos muy prácticos y accesibles, especialmente pensados para ti, que has decidido adentrarte en el mundo del Inbound Marketing.

Y como bien sabes, a los que nos movemos por estos lares nos encantan los términos en inglés, porque suenan tan de marketing, tan que controlamos el tema y ¡tan cool!

Así que el post de hoy no iba a ser menos y va dedicado a algo tan curioso como el concepto “evergreen content”.

¡Vamos a ello!

¿Qué es el contenido evergreen?

 

Lo primero es lo primero, veamos la definición tipo RAE de evergreen content, contenido evergreen o contenido “siempre verde”. Sería algo así como:

“Contenido atemporal que puede perdurar en el tiempo sin quedar obsoleto, puesto que no responde a eventos de actualidad. Su importancia radica en que puede generar visitas de forma continuada en el tiempo, no solo en un momento concreto, con lo que aumentan tanto el tráfico como el posicionamiento de la web”.

¿Y esto que significa?

Pues para empezar, sería oportuno explicar de dónde viene este nombre tan botánico. Porque “Evergreen” significa perenne, que siempre está verde y vivo como las hojas de un pino. Seguramente con esto ya podemos intuir por dónde van los tiros.

Tras la aclaración etimológica, y volviendo al marketing, podemos decir que un contenido es evergreen cuando no tiene fecha de caducidad, de forma que aporta un valor y es interesante para el usuario hoy y también dentro de seis meses. Por ejemplo: para conseguir hacer una deliciosa cheesecake, no es relevante saber cuándo fue publicada la receta, porque los pasos a seguir y los ingredientes no cambian. Mientras que una noticia sobre una caída puntual del IBEX 35 dejará de ser relevante en algunos días o incluso en horas.

Un perfecto contenido evergreen se adaptará a cualquier momento, respondiendo a temáticas recurrentes y constituyendo un valor añadido para cualquiera que se interese por ellas. Se trata de contenidos, que aunque sea recomendable revisarlos de vez en cuando, no necesitan tantas actualizaciones con el paso del tiempo como otros tipos, por lo que nunca acaban considerándose obsoletos.

marketing-de-contenidos

Quizás, cuando nos movemos en el mundo digital, pueda resultar algo contradictorio que los contenidos más valorados sean aquellos que permanecen en el tiempo. Al fin y al cabo, en Internet un día equivale a un año y todo pasa de moda incluso antes de que nos enteremos que lo estaba.

Sin embargo, la tendencia actual en blogs y sitios webs apuesta sin duda por los contenidos evergreen. Y es que, aunque no es tarea fácil elaborarlos en todos los casos y para todas las temáticas, si lo consigues, tu estrategia Inbound Marketing se verá más que beneficiada aspectos como:

  • Aumento del tráfico:son una fuente de visitas y tráfico constante a lo largo del tiempo que se irá acumulando, algo que agrada bastante a Google y te ayudará a posicionar mejor tu blog o web.
  • Estrategia Social Media: son contenidos estupendos para esto, pues al ser de carácter atemporal, resultan perfectos para mantener vivas las redes sociales cuando no tenemos algo nuevo que publicar y encima con un alto tráfico asegurado. Y además de ser reutilizables en las redes, si ves que un contenido evergreen funciona puedes promocionarlo dentro de tu web, destacarlo como una guía de referencia o adjudicarle un enlace del menú. Que se vea bien lo verde que es.
  • Posicionamiento: estos contenidos son muy útiles en cuanto a SEO se refiere, tanto por el tráfico constante que generan y que Google tiene tanto en cuenta, como por la ocasión que proporcionan para aprovecharlos como enlaces internos conforme produces nuevos contenidos.
  • Enamorar a nuestro público: por supuesto, los contenidos evergreen son una clara ventaja para tu buyer-persona. Al fin y al cabo, según dicta el Inbound Marketing, todo lo que hacemos es para él y por él, y en este tipo de publicaciones podrá encontrar contenidos que le aporten un valor, independientemente del tiempo que haya pasado. Esto es importante para generar leads, provocar engagement, ganarse su confianza, que se enamore de ti…

¿Cómo se hace?

 

1.    Objetivos y Planificación

Si nos sigues, ya sabrás de sobra que marcar unos objetivos a conseguir y planificar la estrategia para lograrlos es algo básico en el Inbound Marketing. Sea lo que sea lo que hagas, nunca te saltes este paso, y en lo que a evergreen content se refiere, nuestro consejo es que pienses bien lo que quieres conseguir, que estudies qué tipo de contenidos generan mayor cantidad de visitas dentro de tu sector, observes cómo lo hace la competencia, te centres en escribir sobre los que provoca un interés real en tu target y vayas analizando los resultados de tus acciones.

2.    Tipos de contenidos evergreen

El contenido evergreen no tiene un formato definido, y aunque el textual es el más habitual, videos e infografías son también muy interesantes. No obstante, cualquier tipo de contenido puede ser evergreen, si bien, algunos parecen funcionar mejor que otros. Es el caso de los siguientes:

  • Tutoriales para principiantes del tipo “¿Cómo…”
  • Tips y listas de imprescindibles
  • Preguntas frecuentes (FAQs)
  • Entrevistas (rehuyendo la actualidad)
  • Aclaraciones sobre conceptos de tu sector
  • Artículos históricos sobre los orígenes de algo o alguien conocidos

3.    Escribe para tu buyer-persona

Es muy importante que nunca olvides las bases de la filosofía Inbound Marketing, pues todo contenido que generes, incluso el evergreen, debe tener valor para tu público y ser de alta calidad. Lo mejor es preguntarse qué se pregunta tu buyer-persona, qué contenidos le serían útiles o qué le gustaría saber. Probablemente sean cosas que también necesita cualquiera en Internet y eso ayudará a que tu contenido se convierta en atemporal y universal. Un buen consejo es dirigirte a principiantes, porque todos comenzamos aprendiendo o siempre podemos tener dudas básicas que queremos resolver. Y para hacerlo aún más accesible a todo el mundo, huye de tecnicismos y apuesta por un lenguaje coloquial y cercano.

4.    El tiempo no existe

Olvídate de los conectores temporales y no utilices palabras como, “este verano”, o “la última novedad”. Y tampoco menciones temas de actualidad como noticias, eventos determinados, modas… Incluir estas referencias temporales supone ponerle una fecha de caducidad a tu post y eso no es lo que quieres. De todas formas, también es bueno que revises los evergreen cada cierto tiempo o cuando vayas a reutilizarlos para asegurarte de que siguen estando actualizados.

5.    Temas para hoy y para siempre

Obviamente puedes escribir de lo que tú quieras. Después de todo es tu blog. Pero si lo que quieres es crear un contenido evergreen, lo mejor que puedes hacer es no recurrir a trending topics o temas que son tendencia en ese determinado momento. Tampoco trates temas relacionados con modas pasajeras ni fenómenos efímeros que probablemente vayan a quedar obsoletos y provoquen el mismo efecto en tu post.

Es mejor recurrir a temas más “clásicos” que interesan hoy y siempre, o temas más específicos relacionados con tu actividad y abordarlos desde una perspectiva más completa, creando un texto que sea fácil de leer y que vaya dirigido especialmente a principiantes de esa materia. Con ello te asegurarás un público contante a lo largo del tiempo que tenga tu entrada como la mejor referencia.

6.    La calidad ante todo

Ya habrás podido observar que aquí no compites en velocidad ni actualidad. El, el objetivo es posicionarse en calidad. Por eso, el texto que escribas debe estar bien trabajado, ser original y ofrecer ejemplos, imágenes y enlaces de interés, así como una buena presentación. Todo esto te tomará algo más de tiempo que un post común, pero merecerá la pena, pues el resultado será algo universal e interesante para tu público y quién sabe cuántos más, y que podrás reutilizar casi sin necesidad de hacer modificaciones.

7.    SEO

El contenido evergreen busca ser inmortal, y si queremos sobrevivir en Internet está claro que no podemos hacerlo sin tener contento a Google. Por eso, debemos escribir utilizando técnicas SEO (palabras claves, enlaces, títulos jerarquizados…) para así conseguir que tu página esté optimizada y aparezca entre las primeras en los resultados de búsqueda.

8.    Títulos atractivos

Siempre juzgamos los libros (y a las personas) por su portada. Y de la misma manera, a un post siempre lo juzgaremos por el título antes de lanzarnos a leerlo. Rendidos ante esta verdad, no nos queda otra que escribir títulos atractivos, con enganche y sin fecha de caducidad.

¿Y cómo se hace esto? Un buen consejo es dejar el título para el final, y una vez que termines de elaborar la publicación y tengas una visión global, trates de utilizar el mínimo de palabras posible para explicarlo de una manera atractiva. Y si no te sale, puedes recurrir a fórmulas-truco del tipo “Cómo conseguir + palabra clave” o “X cosas que tienes que saber sobre + palabra clave”.

Como apunte a esto y teniendo en cuenta lo visual que es Internet, recuerda que solo de texto no vive el lector, por lo que incluir en tu contenido imágenes, vídeos, infografías… es algo más que recomendable.

9.    Redifusión y amortización

Por muy atemporal que sea el contenido, no debes limitarte a compartirlo una vez y listo. Recuerda que una de sus grandes ventajas es poder reutilizarlos, así que difúndelos en tus redes sociales cada cierto tiempo (no te pases de repetitivo tampoco), tratando de abarcar diferentes zonas horarias y así alcanzar nuevos públicos. También puedes amortizarlos utilízalos como enlaces relacionados al pie de otros posts de tu web. Y por supuesto, evita que se queden olvidados en el feed de tu blog conforme publicas nuevas actualizaciones. La mejor manera es crear una sección de “posts destacados” donde situar a la familia de los evergreen, y con ello garantizar la máxima visibilidad de una forma constante.

Buyer-Persona

Para concluir…

 

En este punto, ya puedes decir que sabes lo que es el contenido evergreen y que cuentas con algunas nociones para empezar a aplicarlo. Y aunque hemos resaltado muchas de sus ventajas, esto no quiere decir que tenga que ser tu único objetivo a la hora de crear contenido.

Al fin y al cabo, es un contenido que tienen bastante trabajo detrás y cuyos temas pueden llegar a ser bastante limitados, obligándote a caer en la redundancia sin aportar nada nuevo a tu público. En otras palabras, no se puede estar generando posts evergreen todos los días. Y por otro lado, tampoco debes infravalorar los contenidos más espontáneos, trending topic, modas, virales… que te pueden ofrecer otros beneficios como explosiones de tráfico que amplíen mucho tu alcance.

Y aunque, como en todo, no existe una fórmula secreta para el éxito, la clave estaría en encontrar un punto de equilibrio, en saber alternar ambos tipos de contenidos. Lo mejor es que nunca pierdas de vista tu estrategia Inbound Marketing, creando contenidos de valor, dedicándole tiempo a su difusión y monitorizando su alcance periódicamente. Aun así, lo que le gusta a la gente puede ser imprevisible, y nunca se sabe si un post aparentemente efímero, puede llegar a convertirse en un clásico atemporal.

Pero después de todo, merece la pena intentarlo, ¿no?

 

Cooldude-1024x729

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s