¿Por qué la imagen importa?

Hoy nuestra amiga y súper bloguera Miss Dorota nos cuenta por qué es importante la imagen en el mundo de la empresa y los profesionales:

12246913_884681598314678_5964777505446499323_n

Desde hace ya varias décadas, la importancia de la imagen crece de manera agigantada. Prácticamente todos en el mundo occidental sabemos que la imagen es de gran relevancia para múltiples ámbitos pero, ¿de verdad sabemos hasta qué punto es importante nuestra imagen?

Varios estudios científicos atestiguan que nuestro cerebro asimila gran cantidad de pistas verbales y no verbales de manera instantánea cuando conocemos a alguien o vemos algo por primera vez. De estas pistas –a menudo precisas- formamos impresiones que perduran en nuestra mente por un largo periodo de tiempo. La primera impresión es tan valiosa que una vez formada, puede ser imposible transformarla.

Un estudio de la Universidad de Princeton reveló que, en una sola décima de segundo, podíamos crear una imagen que no distaría en demasía con la que obtendríamos sin límite de tiempo. Es más, otro estudio de similares características descubrió que, aunque la información conocida posteriormente contradijese a nuestra primera impresión, era muy difícil cambiar la idea primigenia, aun contando con información real.

Si extrapolamos toda la información al mundo empresarial, es necesario ser conscientes del impacto y las consecuencias que puede tener una mala imagen. Crear una buena impresión desde el principio es vital, ya que hemos visto la dificultad que llevaría reconstruir una mala primera impresión.

Para que nuestra exposición hacia el cliente sea la correcta, es muy importante la unificación de criterios previa para proyectar una imagen coherente de lo que somos y de lo que ofrecemos. Aquí, entra en juego lo que se denomina imagen corporativa, la imagen mental que se crea en la mente del individuo –cliente en este caso- acerca de nuestra propuesta comercial. En una afirmación, como queremos ser percibidos por el público.

Según Sebastián Haro, “una compañía no sólo es lo que vende o lo que ofrece; también –y en gran medida- es lo que de ella se percibe. Un imagen sólida y representativa de su actividad y su filosofía de trabajo, constituyen un valor fundamental a la hora de posicionarse en el sector y de diferenciarse de la competencia.”

En relación con esta diferenciación, debemos en todo momento intentar llamar la atención del cliente. Y para ello, debemos prestar máxima consideración a cómo exponemos nuestro producto. El diseño de nuestro negocio y de toda nuestra imagen corporativa es vital para exhibir nuestra empresa con la máxima visibilidad. Para que toda esta proyección sea posible, es necesaria la intervención de profesionales tanto del mundo del diseño como del marketing.

11041946_752567371526102_2675957635083325036_o

Una de las corrientes más novedosas y funcionales en el diseño, es la utilización de las técnicas museográficas para la creación de espacios. Las mismas técnicas que se utilizan para poner en valor obras de arte, se exportan al mundo empresarial. Al fin y al cabo, queremos que nuestro producto luzca para que sea atractivo a un potencial cliente. La iluminación, el ambiente, uso de colores, el mobiliario, etc., son temas esenciales a la hora de crear nuestra imagen.

En cuanto a la luz, es necesaria una correcta utilización de la misma, tanto natural como artificial para realzar un producto. La poca o excesiva iluminación puede desvirtuar la imagen y perder importancia o atención con respecto a nuestros clientes.

Lo mismo pasa con el mobiliario. Hay que entender que los muebles son los mediadores entre la arquitectura y las personas. Se encargan de proporcionar una sensación de confort y de dar funcionalidad a las tareas. En las corrientes de los últimos años, hay un intercambio de tendencias entre el hogar y el negocio. Los negocios cada vez dan más sensación de hogar y los hogares, se van dirigiendo hacia una corriente mucho más minimalista, debido a normalización del trabajo en casa y al aumento de horas que estamos en nuestro negocio. Se ha generalizando por tanto, una homogenización del mobiliario para dar servicio a ambos entornos.

Todos estos factores influyen en la caracterización del espacio. Los colores, las líneas, etc., tienen un papel principal en el establecimiento de las cualidades expresivas de una sala.

¿Y la imagen personal? ¿Es un elementos externo en la imagen de marca?. A menudo, en el ámbito empresarial, dejamos de lado este aspecto sin pensar que las personas que integran el negocio, son parte indivisible. Los trabajadores son la personalización de la imagen de tu empresa y por tanto un factor más para proyectar tu producto. No hablamos únicamente de crear uniformes, sino de crear un estilo personal que refuercen tu imagen corporativa. Para que nuestra presencia sea la adecuada comercialmente hablando, es muy importante conocer nuestro público y poner en sintonía nuestro estilo con él.

Tanto en la creación del espacio como en la imagen personal, es necesario ser asesorados por profesionales que manejen todas las técnicas y se renueven tan rápidamente como lo hacen las tendencias. Con frecuencia, creemos conocer qué corrientes estilísticas imperan pero en realidad, sólo absorbemos las que se repiten continuamente, pudiendo caer en la falta de diferenciación.

www.ideariomarketing.es 

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s